Saltar al contenido

Historia del Camino de Santiago

Origen de la peregrinación a Compostela

La historia del Camino de Santiago comienza justo después del hallazgo del sepulcro del Apóstol. Tras el hallazgo del sepulcro con los restos del Apóstol Santiago el Rey Alfonso II «El Casto», viajo de Oviedo a Santiago inaugurando el Camino Primitivo y convirtiéndose en el primer peregrino. El monarca mandó construir una modesta iglesia en la que poder venerar las reliquias recién halladas. La noticia se extendió por toda Europa y este pequeño templo comenzó a erigirse como uno de los grandes núcleos de peregrinación.

Estatua de Alfonso II El Casto en el Centro de Santiago de Compostela

Para continuar entendiendo el auge de la peregrinación a la incipiente Compostela debemos tener en cuenta la situación «geopolítica» de la península ibérica en estos momentos.

En el siglo IX, cien años después de la Batalla de Covadonga con la que empieza la reconquista, la práctica totalidad de las tierras al sur del Duero se encontraban bajo domino musulmán. Es por esto que el hallazgo de los restos atribuidos al Apóstol Santiago, uno de los predilectos de Jesús de Nazaret, fue visto por los monarcas hispanos como una oportunidad para reforzar la moral de sus tropas. De este modo nació la leyenda del «Santiago Matamoros»

La leyenda de Santiago Matamoros

En un contexto político convulso por las continuas escaramuzas entre moros y cristianos. La imagen de Santiago fue utilizada por reyes de Asturias como un revulsivo, una señal divina que venía a reforzar su papel de elegidos para luchar por la cristiandad.

La historia del Camino de Santiago no se entendería sin el mito de Santiago Matamoros
Santiago «Matamoros» con su corcel blanco en plena batalla

Rápidamente comenzaron a atribuirse victorias militares al Apóstol Santiago. Cada triunfo de las huestes cristianas afianzaba su devoción al tiempo que acrecentaba su leyenda. Su influencia llegó hasta tal punto que hubo quien incluso vio al Apóstol tomando partido como un soldado más durante las cargas militares. De este modo nacía la imagen del Santiago Matamoros.

Quizás la más célebre de sus «actuaciones» sea la de la Batalla de Clavijo. Según la Real Academia Española de la Historia la existencia de esta batalla es más que discutible. No obstante la tradición habla de una victoria cristina aun partiendo en franca desventaja numérica.

Tras la batalla se habría producido un voto real a Santiago en el cual se exhortaría a todos los cristianos a peregrinar a Compostela dando así un espaldarazo decisivo a la peregrinación cuya fama seguía extendiéndose por el viejo continente

El Camino de Santiago en Europa

Las victorias contras las tropas musulmanas y la milagrosa «presencia» de Santiago en las batallas espoleó el mito Jacobeo más allá de los Pirineos. De alguna manera Santiago, el Apóstol de Occidente venía a rubricar la labor unificadora de Carlomagno, el gran emperador de Occidente. Por este motivo ambas figuras aparecen relacionadas aunque el fallecimiento del emperador aconteciera antes del descubrimiento del sepulcro.

No obstante y como en esta historia es casi más importante lo que se cuenta que lo que verdaderamente ocurrió, lo cierto es que a medida que el mito xacobeo crecía lo hacia también el número de peregrinos y de soldados que se unían a la causa cristiana. De este modo podemos decir que el sistema se retroalimetaba. Cada vez era mayor su influencia y esta influencia atraía nuevos soldados que eran la base para futuras victorias militares. Así el Apóstol se convirtió en campaña de marketing y elemento unificador de la naciente Europa medieval.

El transitó de peregrinos hizo que las ordenes religiosas se establecieran a lo largo del Camino Francés. Florecieron albergues, hospitales de peregrinos, abadías, monasterios y en torno a ellos burgos abaciales que dieron paso a pueblos y ciudades que hablan de la importancia de esta ruta.

En la historia del Camino de Santiago hay muchas leyendas como la de Santo Domingo de la Calzada
Santo Domingo de la Calzada, villa surgida bajo la influencia del Camino.

Declive del Camino de Santiago y evolución hasta nuestros días

Aunque la peregrinación nunca se perdió, si es cierto que a lo largo de la historia del Camino de Santiago, este ha atravesado momentos de esplendor y declive.

El final de la reconquista y la llegada de las ideas renacentistas trajeron también un descenso en el número de peregrinos. Si bien la devoción volvió a resurgir durante la contrarreforma.

Mas adelante la convulsa situación de Europa, las guerras entre naciones y episodios como la Revolución Francesa volvieron a dificultar la peregrinación que se mantuvo aletargada. A todo esto hay que añadir que durante décadas los restos del Apóstol estuvieron en paradero desconocido. En 1589 el Cabildo de la Catedral toma la determinación de retirar los restos al culto. Las razones fueron varias. La oficial la amenaza del Pirata Francis Drake de saquear Santiago. La oficiosa, el miedo del cabildo a que las reliquias fueran trasladadas al Escorial para formar parte de la colección de Felipe II.

En 1879 en el marco de unas excavaciones ordenadas por el Arzobispo de Santiago, Miguel Payá y Rico los restos son redescubiertos y expuestos a la veneración. Si bien no es hasta un siglo mas tarde cuando el Camino resurge tal y como lo conocemos hoy cuando Santiago recibe anualmente la visita de cientos de miles de peregrinos, la mayoría de ellos a través del Camino Francés  donde confluyen todas.

Mapa de las rutas históricas del Camino de Santiago en Europa
Rutas de peregrinación en el Centro de Europa

El explendor del Camino de Santiago

Sin lugar a dudas el Camino de Santiago vive, posiblemente el mejor momento de toda su historia. La vista del Juan Pablo II a Compostela en 1989 fue posiblemente la primera piedra para el espaldarazo definitivo al Camino de Santiago. El evento tuvo lugar en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud y congregó en el Monte do Gozo a más de 500.000 jóvenes, muchos de los cuales llegaron a pie a Santiago de Compostela.

La visita de Juan Pablo II es uno de los momentos más destacados de la Historia del Camino de Santiago
Monumento conmemorativo de la vista de Juan Pablo II

El siguiente hito en esta historia reciente del Camino de Santiago fue la celebración del Xacobeo de 1993. Ese año la celebración contó con un apoyo decidido de las administraciones. Una apuesta que se tradujo en una potente camapaña de marketing y en una notable puesta a punto de las instalaciones.

Desde ese momento podríamos decir que el Camino de Santiago no ha dejado de crecer batiendo año a año sus registros. En 2019 recogieron la Compostela un total de 347.578 peregrinos.